Sorry, you need to enable JavaScript to visit this website.

Actualidad

Cumbre Concordia, Bogotá, Venezuela y otros

Español
Fecha: 
Martes, Mayo 14, 2019

Bogotá, Mayo 13, 2019 (CD) – El expresidente y senador, Álvaro Uribe, hizo parte del primer día de la Cumbre Concordia en Bogotá y participó en un panel sobre populismo de América Latina que tuvo como tema central la crisis de Venezuela.

A continuación la transcripción de la intervención del expresidente y senador, Álvaro Uribe, durante el panel:

 

Moderador. Señor ex presidente, si me permiten comenzar con usted, recogiendo algo de lo que decía María Corina Machado, me gustaría saber su apreciación sobre sí: hemos hecho lo suficiente en la contención del populismo después del caso venezolano o, si, al contrario, tenemos esos riesgos en el caso colombiano y de otros países de América de enfrentar el populismo en el corto plazo.

 

AUV. Gracias José Manuel, mi saludo a Alex, Julio Borges, a todos ustedes, es un gran honor estar en Concordia. Eran unos niños (inaudible), cuando el presidente Bush y mi persona, tuvimos el honor de inaugurar Concordia en Nueva York en 2011; el pelo mío todavía no se había acabado de teñir del todo y ellos eran unos niños; quiero hacerles un homenaje y de corazón agradecerles que hayan hecho el esfuerzo de traer Concordia a Colombia.

 

Hay que mirar, José Manuel, la realidad de América Latina, ¿qué pasó en América Latina en pobreza? Entre el año 2000 y el 2018, la pobreza en América Latina ha bajado al 44% el 26%, lleva 4 años estancada. América Latina subió la clase media del 20% al 34%, pero, por ejemplo, en Argentina donde había llegado a 54% ha venido reduciéndose la clase media. Tenemos 140 millones de personas próximas a llegar a la edad de retiro que no van a tener pensión y, el desempleo de los jóvenes en un continente que casi 600 millones de habitantes con 28 años de edad promedio, el desempleo juvenil es del 17%, 18%.

 

Venezuela, cuando la pobreza en América Latina estaba en el 40%, 44%, en Venezuela estaba en el 26%. Hoy está en el 86%. Cuando empieza la era Chávez, Venezuela había superado ese fenómeno tan crítico de la corrupción, habían tenido el gobierno de don Ramón J. Velásquez y el segundo gobierno del presidente Caldera. El establecimiento democrático de Venezuela fue engañado en el 98 por Chávez y cayeron en el engaño y, entonces, destruyen los valores democráticos, la seguridad, la inversión, la cohesión social, la institucionalidad, el derecho a la libre opinión ¿qué sigue? Uno ve, por ejemplo, es bueno detenernos en seguridad. Cuando Colombia tenía 28000 asesinatos, Venezuela tenía 4000, con 20 millones de habitantes menos; cuando Colombia baja 14000, Venezuela sube a 24000; cuando Colombia tenía 3000 secuestros, Venezuela reportaba 60; el último reporte que se conoció fue de 1600 denuncias; hoy, no se sabe, han destruido todo.

 

¿Qué sigue? Un gran esfuerzo diplomático del presidente Duque. Yo recuerdo cuando se hizo en América Latina el esfuerzo diplomático contra Castro, que los lideraron los expresidentes Alberto Lleras de Colombia y Rómulo Betancourt de Venezuela. No fue tan grande, ni tan sostenido como este esfuerzo. Hay que tener paciencia; darle tiempo al Grupo de Lima.

 

Las sanciones económicas, qué me preocupa a mí: que no se resuelva rápidamente el tema y las sanciones económicas terminen, no, por acabar de demoler al régimen de (Nicolás) Maduro, sino, por causarle más sufrimiento al pueblo de Venezuela. La intervención, déjelo para lo último.

 

El tema mexicano, es bien importante y, hay que pensar bien en todos estos países. México sufrió el “hartazgo”, como ellos mismos lo definen. Hasta ahora no aparecen síntomas de destrucción democrática; lo único que le señalan al presidente López Obrador, en estos meses, es que, por un decreto suspendió una reforma que ordenaba la evaluación del profesorado. Él dice que va a resolver problema de pobreza y pensión universal con crecimiento económico y, con derrota de la corrupción, dice. Ahorro de corrupción, más crecimiento del 4, tienen que financiar esta política social. Tiene una tasa tributaria muy aceptable, muy competitiva del 30% de impuesto corporativo, un 16% de IVA; ¿qué sigue en México? Hay un gran esfuerzo de austeridad que, en algunos casos puede crear problemas de ineficiencia en el Estado, por ejemplo, sus desplazamientos y en otros casos unos riesgos innecesarios en temas de seguridad.

 

Yo diría que, ahí dejaría por ahora el tema de López Obrador...

 

Moderador. Me parece interesante, ¿usted no se atrevería a calificar a López Obrador como populista?

 

AUV. Todavía no.

 

Moderador. Interesante.

 

(...) Presidente Uribe, ya hemos comenzado con el caso venezolano, tangencialmente hablado del eje Chavista en América Latina, pasamos por México obviamente y, quisiera que aterrizáramos en nuestro país, en Colombia, en el país anfitrión, además, de esta Cumbre Concordia, para preguntarle, sí, en los términos de Julio, tenemos un buen sistema inmunológico, capaz de resistir la tentación populista, que está muy cerquita de nosotros ¿Cómo ve la situación hoy de Colombia, frente a ese desafío del populismo?

 

AUV. Primero déjeme darle un saludo al presidente Quiroga, al presidente La Calle, al doctor Eduardo Padron del Miami Dade College, al canciller Carlos Holmes y al gabinete del presidente de Duque.

 

¿Cómo veo yo, la situación de Colombia? Voy a dejar a un lado, mi papel crítico de ocho años de oposición y, voy a tratar de ver una fotografía hoy. El discurso que le escuchamos esta mañana al presidente de Duque, que, expresa su plan de desarrollo, es un discurso que estimula mucho hacia el mediano y largo plazo. Yo creo que, el gobierno tiene todo para ser exitoso para el mediano y largo plazo. Mire, lo que está haciendo en materia de seguridad, su compromiso contra el narcotráfico, la reducción de impuestos, la confianza de inversión, todas las metas de política social. El problema que veo es por las tensiones sociales en el corto plazo, producto de herencias, que no quiero entrar a examinar. Entonces, yo creo que el país va a tener un muy buen resultado en el mediano y largo plazo y, el presidente Duque tiene unas dificultades en el corto plazo. Él anunció, esta mañana, ustedes lo oyeron, dificultad con la Corte Constitucional; tenía que rebajar impuestos, a Colombia la habían convertido en la cuarta economía del mundo con más impuestos; por un lado, los sectores que hoy están afectados por problemas de diversa índole, todos le piden apoyo; por el otro lado, las calificadoras de riesgo le dicen, no puede gastar, le dicen, cómo bajó impuestos, etcétera, etcétera. Entonces, yo confío en que estas dificultades de corto plazo las puedan sortear, y, tengo mucha confianza en el mediano y largo plazo en el gobierno del presidente Duque.

 

Déjeme hacer una notación. Con Axel, yo estoy plenamente de acuerdo en, cómo ha perdurado el marxismo en América Latina. Hoy el discurso de muchas de las universidades latinoamericanas es el mismo de los años 70; cuando no nos dejaban ver las posibilidades del Estado de derecho, sino, que, nos obligaban a escoger entre el comunismo soviético o el de Mao Tse Tung o el de Ho Chi Minh o el de la revolución cubana y, Castro, muy hábilmente entendió que, en la época en que empezaba las redes sociales se habían superado todas las dictaduras militares  latinoamericanas, no era posible llegar al poder por la vía violenta; entonces, aconsejó perfectamente a Chávez, dijo, por la vía electoral, dos puntos fundamentales: la lucha contra la corrupción y por la equidad y, enseguida, no haga elecciones, sino, cuando usted las pueda controlar; y, le dio el otro consejo, el de la economía, usted tiene que mantener dos economías: una para los pobres, que usted la controla y, la otra destrúyela, para que los opositores se tengan que ir del país y, ya han salido, esta mañana hablaban, más de tres millones de venezolanos.

 

Y, ese problema no es reciente, examinando los libros que se han escrito sobre Venezuela en los últimos años, uno encuentra, que, el proceso Castrista en Venezuela, quiso empezar en 1959; a las pocas semanas de haber asumido Castro, visitó al presidente Rómulo Betancourt a exigirle petróleo, por supuesto, el presidente le dijo que no; pero, él siguió persistiendo y, cuando se discutía (...) a mí me tocó ser disidente, entonces, mis opositores: ¡Uribe tiene aislado a Colombia! porque yo no estaba con el grupo Chávez, Lula, Evo, Correa, los Kirchner, un tema bien importante para mirar, o Daniel Ortega; entonces, parecía que, yo creo que, juzgarse es muy difícil, sobre todo cuando, como me voy a juzgar yo, con todas las controversias que sobre mí recae, pero, yo creo que fue bueno haber mantenido a Colombia aislada de ese proceso y, Chávez, alegaba que, él podía destruir la empresa privada, porque con el petróleo le era suficiente para tener un socialismo exitoso y, decía, me lo dijo Fidel y, destruyó la empresa privada y se quedó sin posibilidades de política social. Yo diría que, hay una gran diferencia con Chile, la dictadura de chile destruyó la democracia, pero construyó empresa privada por eso la transición en Chile fue relativamente más fácil de lo que puede ser en Venezuela, en Chile hubo que hacer una reconstrucción democrática, pero, no, una reconstrucción económica; al contrario, en pocos años pudieron bajar la pobreza del 30% al 9%, ahora están en un proceso de mejorar la equidad distributiva.

 

Esa destrucción de la empresa privada en Venezuela, va a causar todas las dificultades en el proceso de reconstrucción de Venezuela; el marxismo ha jugado un papel muy dañino y yo sí quisiera dejar una reflexión: hay que defender dos variables que tiene que ir de la mano: empresa privada y política social. Política social sin empresa privada y dinámica en expansión, no hay; empresa privada sin política social profunda no se legítima, porque el discurso latinoamericano es muy dado hablar del reparto y, no de la inclusión; de la distribución y no de creación de riqueza. Yo diría que ese discurso hay que revisarlo; cuándo uno ve, y con esto terminó, José Manuel, el proceso de evolución de la clase media en América latina encuentra, que se ha venido consolidando su crecimiento, donde los países han tenido un crecimiento económico sostenido y, es muy volátil, donde los países han tenido un mejoramiento de la clase media por redistribución en época de bonanzas, o sea, que, lo que uno ve en América Latina consolidada que, se necesita una gran empresa privada de todos los tamaños, una gran política social y austeridad en el estado (sin sonido) ... En Cuba hay, 3 millones de habitantes, 300 mil empleados públicos pero en los ultimos años han destruido 47000 empleos del sector privado.

Argentina, en la época de la bonanza de Kirchner, ellos mejoraron la situación social, aumentaron la clase media unos años, disminuyeron pobreza sobre subsidios. Macri, llegó, estuvo en su prestigio, pero, si llega un presidente con prestigio y a los seis meses no se reforma, el prestigio no le es suficiente; mira la dificultad de Argentina, para hablar de la necesidad de austeridad estos países: 42 millones de habitantes, el Estado expide 21 millones de cheques al mes, 3 millones de empleados públicos, más los subsidios, más los pensionados, nadie quiere emprender en el sector privado, todos quieren ser empleados del Estado, donde, además, son hoy, mejor remunerados, esos son problemas estructurales que yo no sé cómo va a vencer América latina.

 

Moderador. Gracias, presidente.

 

Moderador. unos últimos segundos del presidente Uribe con la condición de que me conteste una cosa que no me quedo con la tentación...

 

AUV. Le pagó primero la condición.

 

Moderador. Para usted, ¿son populistas Trump y Bolsonaro, presidente Uribe?

 

AUV. A ver, mire, cómo fui de cauto con el tema mexicano, es que, por ejemplo, el presidente López Obrador, una cosa dijo en campaña sobre los bancos y el discurso de hace 20 días en la Convención Bancaria, fue un discurso totalmente equilibrado, responsable. Entonces, cuando yo me entero de eso, yo no puedo llegar aquí (…) sí Julio, en la economía mexicana hoy hay cautela, pero, no ven síntomas de que vaya a ver destrucción económica como la que hicieron en Venezuela, con el mismo cuidado le tengo que hablar de los presidentes de Brasil y Estados Unidos, por ejemplo, el mundo tiene una dificultad por el problema tarifario Estados Unidos-China, Estados Unidos-India, Estados Unidos-Unión Europea y Estados Unidos-México y, eso en algún momento va a tener efectos en América Latina, hasta hoy esa economía de Estados Unidos va bien. ¿Habrá recalentamiento? ¿habrá un problema inflacionario antes de elecciones? Hombre, han tenido una época de creación enorme de empleos y subiendo los salarios; ¿hay hoy razones para decir que es populismo? Hombre, yo no las tendría. Démosle tiempo, como dice Axel, al presidente del Brasil, pero, yo no seguiría dividiendo América Latina en izquierda o derecha. Yo lo diría, en democracias que avanzan y retroceden y, las mediría a través de 5 parámetros democráticos: países seguros, con confianza para la inversión privada, política social avanzando, instituciones independientes y Libertad pluralista de opinión; se están derrotando los socialismo del siglo 21, pero, tenemos una enorme riesgo, un enorme riesgo de que lleguen otros esquemas parecidos que, ya no sean socialistas al estilo Chávez, sino, restrictivos de la empresa privada y de las libertades y, esos gobiernos restrictivos que no dejan crecer la empresa privada, no lo dejan resolver los problemas sociales; la vacuna contra Colombia, la vacuna en favor de Colombia, es que el presidente Duque tenga éxito y éxito incluso en el liderazgo diplomático para remover a Maduro.

 

Me puse a pensar mucho, llévese esto José Manuel, Savater, cuando dice que: “muchas veces el populismo es la política de los engañados, o sea, que hay que tener mucha responsabilidad en el ejercicio político para evitar estos brotes”.

 

Moderador. Señores ha sido un tremendo honor, estar con ustedes moderando este panel, muchas gracias.

 

(FIN)